miércoles, 12 de octubre de 2016

SÉ QUE NO TIENEN CULPA

Sé que no tienen culpa
tus muslos, confiados
y hambrientos, como dos cachorrillos
ante los pechos que los amamantan.
Hace ya mucho tiempo que me angustia
esta inocencia de su piel desnuda.
Sé que sobre su cándida tibieza
gravita la distancia que nos rige.
Lloro mi deserción y tu abandono
y, para resarcirlos,
postergo las cenizas de este amor apagado
cuando beso tus muslos inocentes.

De Segundas partes.



jueves, 6 de octubre de 2016

ROJO ES EL CÁLIZ

Rojo es el cáliz en el que bebemos
el belicoso abrazo
en escondido abrigo;
púrpura,  la saliva mutuamente
degustada debajo de la lengua.
El barro somos de violento magma
arrancado del más ardiente fondo,
y vomitando lava entre los dientes
nos miramos desnudos
la pátina de hiel que nos reviste.

De Me remito a las sombras.